jueves, 19 de noviembre de 2015

Pequeño gran placer...

Como no amar el séptimo arte... si es capaz de provocarme un sinfín de emociones, capaz de hacerme viajar en el tiempo, capaz de hacerme olvidar mis tristezas, capaz de darle una nueva visión a mis problemas... capaz de que te olvides del mundo por un par de horas...
Fiel compañero de vida, el cine consigue hacerme soñar despierta y también, tener los pies en el suelo. Es paciente con mis lágrimas y agradecido con mi risa. Es confidente de mi estado de ánimo. Respetuoso con mi silencio. Como no amarlo...
Compartir este arte, es compartir magia.